sábado, 14 de julio de 2012

¿COMO MEJORAR LA MOVILIDAD EN TU TOBILLO?

Un rango de movimiento limitado en la articulación del tobillo se asocia con una variedad de patologías en las extremidades inferiores. La evaluación de los músculos y las articulaciones que contribuyen a la dorsiflexión del tobillo es necesario para determinar las estructuras específicas (contráctil / no contráctil) que pueden limitar el movimiento, y si existe esta limitación intentar solucionarla pues es la mejor forma de evitar estas lesiones.

Por lo general, el estiramiento estático de los gemelos y el soleo mejora las restricciones de contracción en flexión dorsal, aunque son numerosos los artículos que no ven muy claro que este estiramiento produzca mejoras significativas que evite el problema.

Así pues, la mayoría de artículos coinciden en que lo más adecuado para mejorar la movilidad en la articulación son las técnicas clínicas (movilizaciones fisioterapeuta) para aumentar la flexión plantar y la dorsiflexión y evitar posibles lesiones. Pero hay otras soluciones.

En un artículo de la revista Strength & Conditioning Journal publicado recientemente explican una técnica de auto-movilización que evita tener que ir al fisioterapeuta.

Se coloca una banda a través de la cara anterior de la articulación del tobillo y se asegura bien atándola a algo estable detrás del cuerpo. Una vez ahí hay que llevar la rodilla hacia delante sin llegar a sentir dolor. En personas con una movilidad muy limitada es normal que pronen el pie excesivamente. Colocar una cuña o una toalla doblada en la cara medial del pie puede ayudar a mantener una posición neutral de la articulación subastragalina. Aunque no hay consenso en cuanto al número adecuado de series y repeticiones, recomiendan realizar 2-3 series consistentes en 30-60 segundos de oscilaciones repetitivas que consisten en lentos movimientos de pequeña amplitud en el rango de movimiento.


Cosby, L. Grindstaff, L. (2012). Restricted Ankle Dorsiflexion Self-mobilization. Strength & Conditioning Journal. 34 (3), 58-60

No hay comentarios:

Publicar un comentario