viernes, 27 de diciembre de 2013

PESO MUERTO Y PREVENCIÓN DE LESIONES EN MUJERES



La coordinación intermuscular describe la apropiada activación de los músculos agonistas (aquellos que efectúan el movimiento), sinergistas (aquellos que ayudan) y antagonistas (aquellos que se oponen al movimiento). Para un movimiento efectivo y eficiente en cuestión de fuerza y potencia, la activación agonista necesita ser complementada por la sinergista y por un descenso de la actividad de la antagonista. Aún así estos se activan a la vez y se conoce como co-activación. Esta es contraproducente en movimientos en los cuales hay que generar la máxima fuerza o potencia porque produce una fuerza contraria a la dirección de movimiento deseada. No obstante no quiere decir que no sea necesaria, sino que hay que conseguir que funcione de forma adecuada. Este mecanismo mantiene la estabilidad articular y por lo tanto es un sistema de seguridad. Y es lo que voy a tratar, la importancia de esta en la prevención de lesiones, y más concretamente en el Ligamento Cruzado Anterior (ACL) en mujeres.

La relación de activación entre isquiotibiales y cuádriceps tiene implicaciones para la prevención de lesiones. Los isquiotibiales actúan como sinergistas reduciendo el desplazamiento anterior de la tibia y por lo tanto protegiendo el ACL. También reduce la rotación interna de la tibia e igualan la distribución de presión de la superficie articular. El entrenamiento desproporcionado de los cuádriceps respecto a los isquiotibiales puede inhibir la co-activación y por lo tanto reducir la estabilidad de la rodilla. Si hay tracción excesiva por parte del cuádriceps también hay más riesgo de que los isquiotibiales se lesionen. El entrenamiento de los isquiotibiales (para contrarrestar descompensaciones) reduce todos estos problemas, déficits bilaterales y el riesgo de volver a caer en la lesión

Así pues, el incremento del ratio de activación de los isquiotibiales respecto al cuádriceps es útil en mujeres, pues suelen presentar predominancia en el cuádriceps, normalmente por su anatomía. Equilibrar esto como ya he indicado previene lesiones en el ACL. Por lo tanto, los entrenadores debemos considerar en la prescripción de ejercicios a aquellos que ofrezcan mayor activación de isquiotibiales. ¿Y cuáles son? Pues bien, según Ebben et al (2009) el peso muerto presenta una mayor activación electromiografía (EMG) de los isquiotibiales que la sentadilla, lunge, y step-up. 

Así que como siempre, esto no hace más que resaltar los beneficios de un ejercicio básico, que utilizado de forma adecuada y con la técnica correcta puede tener un potencial enorme






Bibliografía

Ebben, WP.  Feldmann, CR.  Dayne, A. Mitsche, D. Alexander, P. Knetzger, KJ. (2009). Muscle activation during lower body resistance training. Internacional Journal of Sports Medicine: 30(1):1-8.

Cormie, P. McGuigan, R. Newton, R. (2011). Developing Maximal Neuromuscular Power. Part 2. Training Considerations For Improving Maximal Power. Sports Medicine; 41 (2), 125-146.

Bibliografía complementaria

Vandenberg P M, Kusano M, Sharp M, Nindl B. Gender differences in muscular strength: an allometric model.  Biomed Sci Instrumentation. 1997;  33 100-105
ligamento mujeres lesion e isquios

Baratta R, Solomonow M, Zhou B H, Letson D, Chuinard R, D'Ambrosia R. Muscular coactivation: the role of the antagonist musculature in maintaining knee stability.  Am J Sports Med. 1988;  16 113-122

Croisier J L, Frothomme B, Namurois M H, Vanderthommen M, Crielaard J M. Hamstring muscle strain recurrence and strength performance disorders.  Am J Sports Med. 2002;  30 199-203



No hay comentarios:

Publicar un comentario