sábado, 30 de agosto de 2014

LESIÓN EN LOS ISQUIOTIBIALES. SEGUNDA PARTE.



Ya escribí sobre esto y los factores de riesgo que había al respecto y podéis verlo aquí:


Hoy voy a dar algunos datos másy profundizar en este tema ya que son lesiones muy frecuentes en el ámbito deportivo.

Los problemas en los isquiotibiales son una de las causas más frecuentes de lesión en los deportistas que necesitan repetir muchos sprints, aceleraciones o desaceleraciones, por lo que es más que habitual que aparezcan en futbolistas (1). Desde una perspectiva clínica como en todas las lesiones, el conocimiento profundo de la anatomía es fundamental. Parece  que la cabeza larga del bíceps femoral es más  propensa a lesionarse, y normalmente en la unión musculotendinosa (MTJ) en su parte proximal.  También se puede asociar la rotura con el sitio y la actividad deportiva, por ejemplo, la cabeza larga del bíceps femoral es más propensa a la lesión durante el sprint, pero las actividades de elongación lenta del músculo comprometen más al semimembranoso (2).
Son muchos los factores que pueden afectar en la lesión y de los que ya hable en otra entrada anterior. 



1. Inadecuada flexibilidad.

2. Inadecuados niveles de fuerza.

3. Sincronización entre agonistas y antagonistas.

4. Insuficiencias en el ratio de fuerza entre agonistas y antagonistas. En relación a la fuerza del cuádriceps debe estar cerca del 60-70%. A nivel de aductores y abductores debe ser 1/1 y a nivel de glúteo mayor y psoas 1/1 también. Esta última es una de la que más se altera. El psoas en movimientos de flexión de cadera genera mucha fuerza que el glúteo en extensión de cadera. 

5. Inadecuado calentamiento.

6. Inadecuada recuperación de otra lesión. (Pensemos que cada lesión es una cicatriz que queda y que tiene después consecuencias que hay que considerar). Estas pueden causar déficits de fuerza contraleteral, es decir, una pierna empuja más que otra durante la carrera (4).

¿Qué podemos hacer a nivel de fuerza?
 
Pues muy sencillo; valorar e ir directamente a trabajar aquellos aspectos que estén débiles. Una vez hayamos equilibrado es hora de mejorar ambos, de potenciar el rendimiento todo lo que podamos.

¿Qué ejercicios podemos utilizar? 

Vamos a hablar sobre el curl nórdico. Sabemos la importancia de la fuerza excéntrica y que este tipo de entrenamiento reduce la incidencia de lesiones en jugadores profesionales  (5). Mjolsnes y col (6) encontraron que este ejercicio era más efectivo en el desarrollo de la fuerza máxima excéntrica que el curl tradicional.


 
Así que ya sabéis, este es muy un buen ejercicio que tenéis a mano y que no necesita más que la asistencia de un compañero. 

1. Arnason, A, Sigurdsson, SB, Gudmundsson, A, Holme, I, Engebretsen, L, and Bahr, R. Risk factors for injuries in soccer. Am J Sports Med 32: 5–16, 2004.

2. Wooden, S. Review of hamstring anatomy. Aspetar. Sport Medicine Journal 2 (2): 432-437, 2013. 

3. Hauge, A. Myklebust, G. Holme, I. Engebretsen, L and Bah, R. ntrinsic Risk Factors for Hamstring Injuries Among Male Soccer Players: A Prospective Cohort Study. The American Journal of Sport Medicine 38: 1147, 2010.

4. Brughelli, M. Cronin, J. Mendiguchia, J. Kinsella, D. Nosaka, K. Contralateral leg deficits in kinetic and kinematic variables during running in Australian rules football players with previous hamstring injuries. J Strength Cond Res. 24(9):2539-44, 2010.

5. Askling, C, Karlsson, J, and Thorstensson, A. Hamstring injury occurrence in elite soccer players after preseason strength training with eccentric overload. Scand J Med Sci Sports 13:244–250, 2003.

6. Mjolsnes, R, Arnason, A, Osthagen, T, Raastad, T, and Bahr, R. A10-week randomized trial comparing eccentric vs. concentric hamstring strength training in well-trained soccer players. Scand J Med Sci Sports 14: 311–317, 2004.

No hay comentarios:

Publicar un comentario