miércoles, 25 de noviembre de 2015

DENSIDAD MINERAL ÓSEA Y EJERCICIO

Sabemos que el capital óseo de los adultos depende de la acumulación que se ha producido durante el crecimiento (1).

Hasta los 30-35 años nuestros huesos están creciendo. Una vez que se ha alcanzado el pico máximo de masa ósea esta empieza a perderse. Se sabe desde hace más de 15 años que las mujeres pierden un 35% del hueso cortical y un 50% del hueso trabecular con la edad,  siendo la pérdida 1/3 menor en los hombres (2).

Por lo tanto, objetivos fundamentales deberían ser:

 1. Aumentar la masa ósea lo máximo posible hasta los 30 años.

2. Intentar mantenerla en la medida de lo posible a partir de esa edad. 

No dudamos que cada vez hay más conciencia respecto al entrenamiento de fuerza y en especial en la mujeres. No obstante, seguimos observando cómo ciertos clichés siguen muy arraigados.

Al igual que pasa con otro tipo de adaptaciones al ejercicio, la intensidad más que la duración del ejercicio es la variable más determinante. Aunque se necesitan estudios más controlados y concluyentes, el esqueleto se adapta al estímulo adecuado. En conjunto, parece que el ejercicio necesita una duración y una intensidad mínima, y posiblemente se relacione mucho con el modo en que se lleve a cabo, por ejemplo con impactos (1).







No hay comentarios:

Publicar un comentario