viernes, 19 de febrero de 2016

CUANDO TU CABEZA AVANZA MÁS QUE TUS HOMBROS POR MUCHO QUE ESTOS TAMBIÉN AVANCEN…





¿Alguna vez te has parado a mirar tu postura a lo largo del día? Si no lo has hecho te aconsejo que le pidas a alguien que te haga una foto mientras lees este artículo, y si se parece en algo a esta posición, creo que lo que vas a leer a continuación puede servirte de mucho…

Desgraciadamente, en el camino de nuestra evolución, parece que los hábitos sociales que componen nuestro día a día, nos hacen volver hacia una posición anteriorizada. El mantener estos hábitos de forma prolongada, no solo conlleva la adquisición de una posición inclinada anteriormente, sino que el peaje a pagar en relación a la salud puede ser elevado.
Figura 1: Representación de la evolución del ser humano en relación a sus hábitos. Fuente: Google

Al igual que en la evolución, empecemos por los orígenes, nuestra columna vertebral está compuesta por un total de cuatro columnas, tres de ellas con una mayor movilidad que la cuarta, siendo esta el sacro. En nuestro crecimiento, la columna vertebral va modificando sus curvaturas en consecuencia de las demandas físicas a la que la sometemos. Estas actúan como un todo, donde las modificaciones que se producen en un sector, suele ser compensado por el resto de la columna, y digo suele, ya que no siempre se produce esto.

Por si no recordamos las curvaturas que conforman la columna vertebral podemos observarlas en la siguiente ilustración obtenida de Kapandji (1), de su obra Fisiología Articular.
                                                     

Figura 2: Curvaturas que conforman el raquis (1)

Si nos centramos en el raquis torácico superior y su relación con el cervical, podemos encontrar como un factor de riesgo de lesiones en esta zona a la vez que en el hombro, la posición conocida como la cabeza adelantada y los hombros redondeados.

Hoy os presentamos un método sencillo que podéis realizar para ver hasta qué punto vuestra postura es la correcta a nivel torácico-cervical, para ello localizaremos los siguientes puntos anatómicos:

Ø  El acromion, podemos localizarlo si seguimos la espina de la escápula hasta el hombro, y vemos el punto en que estas se une con la clavícula,
Ø  la apófisis espinosa de C7, siendo este el punto óseo que encontramos en la parte inferior del cuello y
Ø  el tragus de la oreja, que es la aleta cartilaginosa situada en la parte superior del orificio que conduce al conducto auditivo.

Estos puntos anatómicos podéis verlos en la imagen inferior.




Figura 3: Forward head angle (FHA) measured from the vertical anteriorly to a line connecting the tragus and the C7 marker. Forward shoulder angle (FSA) measured from the vertical posteriorly to a line connecting the C7 marker and the acromial marker.(2)

Una vez que hemos localizado estos puntos, y los hemos señalado con una pequeña marca, podemos emplear una aplicación para el móvil, como la siguiente:  

Øhttps://play.google.com/store/apps/detailsid=de.convisual.bosch.measuringcamera&hl=de
Con esta aplicación podéis marcar líneas entre estos puntos y ver el ángulo existente entre ellos.

Una vez que hemos realizado nuestra foto, debemos calcular los siguientes ángulos, el primero de ello es el Forward head angle (FHA) o lo que podemos traducir como el ángulo de la cabeza adelantada, para ello calcularemos el ángulo formado por línea vertical que pasa a la altura de la apófisis espinosa de C7 y el tragus de la oreja




Figura 4: detalle del Forward head angle (FHA), modificado de Thigpen et al (2)

El segundo ángulo que vamos a calcular es el Forward shoulder angle (FSA), este es el ángulo formado entre la apófisis espinosa de C7 y el acromion.

Figura 5: detalle del Forward Shoulder angle (FSA), modificado de Thigpen et al (2)

Siguiendo los datos de referencia aportados por Thigpen et al (2),  de tal forma que una postura con la cabeza adelantada y los hombros redondeados seria aquella en los que los ángulos son superiores a los siguientes:

Ø  FHA: ≥46°
Ø  FSA: : ≥52°

Siendo los la postura ideal aquellos ángulos que se encuentran por debajo de:

Ø  FHA: ≤36°
Ø  FSA: : ≤22°

Ahora bien, estos valores solo son válidos siempre y cuando el contexto que rodea a estos puntos de referencia responda a unos valores adecuados, en este caso debemos tener presente el raquis torácico, el cual si supera los 50° de flexión, invalidará las referencias citadas anteriormente.

A continuación os dejamos un ejemplo, donde podéis ver cómo hemos aplicado todo el protocolo de medición, y si tenéis cualquier duda recordad que en los comentarios podemos solucionarla.

Figura 6: Ejemplo de la medición con la aplicación

Por último, os dejamos una breve reflexión, si nos paramos a ver nuestro día a día, llegaremos a la conclusión de que la mayoría de las acciones se producen delante de nosotros, esto proporciona una mayor demanda a la cadena anterior que a la posterior, a la vez que si cuando entrenamos le damos mayor importancia a la parte anterior que a la posterior, incrementaremos este desbalance postural.

Referencias Bibliográficas




3 comentarios:

  1. y como hago para el pene que siempre esta hacia el lado derecho

    ResponderEliminar
  2. arte las pajas con la otra mano

    ResponderEliminar